29 jul. 2010

Un león históricamente esquivo


Álex de la Iglesia, visiblemente complacido por la inclusión de 'Balada triste de trompeta' en la Sección Oficial a concurso de la próxima Mostra de Venecia, se ha felicitado especialmente por contender en un Festival en el que cuesta encontrar participación española. Tiene razón el presidente de la Academia, y es que, pese a que él es el decimoquinto paisano que lucha por traer a casa el León de Oro, la cifra de participación patria es muy pequeña si la comparamos con nacionalidades como la italiana, la norteamericana o la francesa.

De hecho, hay que echar la vista atrás tres años para comprobar que nuestro último representante en sección Oficial fue José Luis Guerín con 'En la ciudad de Sylvia' que, sin embargo, no consiguió llevarse el gato al agua.

Especialmente esquivo es el León de Oro veneciano, pues, pese a que nuestra cinematografía sí consiguió hacerse con la Palma de Oro de Cannes en 1961 ('Viridiana' de Luis Buñuel, coproducida con México, eso sí) y en hasta siete ocasiones con el Oso de Oro berlinés (la última vez, el año pasado con la cinta hispano peruana 'La teta asustada'), lo más cerca que hemos estado del primer premio en el Lido veneciano fue cuando también Buñuel se hizo con el máximo galardón en el 67 gracias a 'Belle de Jour', que lamentablemente era francesa al 100%.

Fuera de ello, y a la espera de que la película de De la Iglesia pueda correr mejor suerte -pese a los apretados márgenes de posproducción y montaje con los que ha tenido que lidiar para llegar a tiempo (según escribió en el blog del rodaje, para él, el festival óptimo en el que competir con esta cinta habría sido en Cannes 2011)-, sí que hay algunas cotas alcanzadas en el festival italiano de las que nos podemos enorgullecer.

Bardem, Amenábar y Bigas Luna, nuestros estiletes

Si alguien tiene tomada la medida a la Mostra, ése es Bardem. Quién sabe si será por su glamourosa aura de estrella internacional, pero lo cierto es que pocos actores pueden presumir de dos Copas Volpi a la mejor interpretación masculina (2004 por 'Mar adentro' y 2000 por 'Antes que anochezca'). En el apartado actoral hemos tenido otros ilustres condecorados, como Sergi López, quien en 1999 se hizo con el premio Pasinetti por 'Una relación privada' o Fernando Fernán Gómez, que hizo lo propio en el 84 participando en 'Los zancos', de Saura.

Otro del que podemos estar orgullosos es Alejandro Amenábar, que no sólo compitió en 2001 con 'Los otros', sino que, al margen del citado de Bardem, se hizo con el Premio Especial del Jurado y con una mención al Mejor Film Internacional con el biopic de Ramón Sampedro.

Bigas Luna, con 'Didi Hollywood' pendiente de estreno, fue muy valorado en los 90 gracias al guión de 'La teta y la luna' (1994) y la dirección de 'Jamón, jamón' (1992). Dos premios guarda en sus vitrinas.

Gran hito fue también el de Almodóvar, quien en 1988 obtuvo la distinción al mejor Guión de la Mostra gracias al libreto de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', acabando así con casi 30 años de sequía española si obviamos la mejor 'opera prima' concedida a Fernando Trueba por 'Ópera prima' (se aceptan chistes) en el 80.

No podemos olvidar a los Berlanga o Juan Antonio Bardem, que concurrieron a lo largo de los 50 y 60. El primero de ellos obtuvo un merecido Fipresci en el año 63 por 'El verdugo' y Bardem hizo lo propio en el 56 firmando 'Calle Mayor', logros todos ellos dignos de aplauso y referentes soñados de De la Iglesia. Aunque ya se sabe que en esto de los festivales el premio es participar.

--
Lee aquí el articulo original en El Mundo.

No hay comentarios: