31 ago. 2011

NO SE EQUIVOCAN, NO, ESTAMOS CERRADOS


El Pastel de Manzana está muerto, larga vida al Pastel.
Ahora, donde se maquinan chorradas es AQUÍ.
Dense un paseo y no tengan vergüenza en saludar.

9 jul. 2011

El beso que nunca ocurrió


En el tráiler (original y español) de 'Mission: Impossible I', Tom Cruise y Emmanuelle Béart se enrollan, pero luego en la película, ni rastro. Yo la vi en cine y ahora mismo en un DVD bastante enriquecido. Y nada. ¿Algún flipado que haya visto la versión ultraextendida moldava o algo? ¿Alguien sabe algo?

Actualizado (13:20) (vía youtube)

  • This is the original trailer shown in cinemas, which includes extracts of a love/sex scene (at about 1:07 and again at 1:15) between Cruise and Beart that was allegedly cut from the final film at the behest of Nicole Kidman; Cruise's wife at the time. What a shame we never got to see that ! ;0)
  • @deano27671 but i dont get it , this is amovie not personal affairs , y they would cut this scene 4 nicole kidman & since when they intrude stuff like this into business . can u plz tell me ?
  • @smsmchoclate I have no idea why it was cut! I don't know for certain that it was cut because of Nicole Kidman, but that was the reason given in the British press at the time. Perhaps Kidman felt threatened by Beart's beauty, or maybe it was done to detract from the rumours that Kidman and Cruise's marriage was a sham!? Cruise is/was a very powerful man and I would think he'd have a lot of weight in deciding what the final cut of the film looked like.
  • @deano27671 well thank u for explaining this , i loved this movie and its story line needs this scene so it was a bummer cutting it like that . any how the french actress is indeed great beauty

24 ene. 2011

Pequeño niño calvo y todopoderoso busca quien le quiera


'The Last Airbender' es la película más superestúpida que recuerdo haber visto. Hace que Terence Hill y Bud Spencer parezcan listos.

PD. Me comentan que comenta en la distancia corta que lo más seguro es que la trilogía no se concrete nunca. serán buenas noticias para todos menos para Pedro.

23 ene. 2011

James Franco, actor de método


Por lo visto James Franco se amputó un brazo para darle más credibilidad a su personaje en '127 horas'. Si Colin Firth le quita el Oscar será el gilipollas más grande que estos ojos hayan visto.

29 dic. 2010

Las 20 mejores películas del año


Os presentamos la última de nuestras listas de rankings anuales, la de Mejores Películas de 2010, las 20 historias que no deberíais haberos perdido bajo ningún concepto y que, si habéis dejado pasar, tenéis que recuperar a toda costa.

Hay mucha producción venida de Norteamérica (este año han rayado a gran nivel), pero también algunas perlas provenientes de distintas latitudes como Argentina, Austria, Italia o la propia madre patria.

Corona la lista 'La red social', del casi infalible David Fincher, así que ahí no hay sorpresa, pero seguro que algunas de las recomendaciones que os hemos preparado no os suena demasiado y hará que se os abran los ojos como platos cuando las recuperéis.

--
Lee el artículo completo en GQ.com.

21 dic. 2010

Los 10 libros que deberías haber leído este año


Se acaba el curso y nos damos cuenta de que el propósito que nos hicimos en enero de leernos al menos un libro a la semana no lo hemos cumplido del todo. Eso ha sido porque seguramente nos ha caído un tostón entre manos que solo nos ha permitido avanzar a razón de dos páginas por noche antes de caer rendidos y babeando sobre él.

Es por ello que "GQ recomienda" se pone las pilas y os quiere prescribir los 10 libros que deberíais haber leído en 2010 pero que podéis adquirir todavía (para vosotros o para vuestros seres más queridos) como garantía segura de acierto.

La selección es eclectica, tanto que hemos elaborado un bazar que lleva desde las esquinas más corruptas de Baltimore hasta las pesadillas más góticas elaboradas por Poe. Desde una accidentada comparecencia del Papa en el Vaticano narrada por el mejor periodista de habla hispana hasta los desmanes nihilistas del autor de 'American Psycho'. Desde la última y categórica obra del recientemente nombrado premio Nobel (Mario Vargas Llosa) a la del que pronto le sucederá (Thomas Pynchon).

¿Queréis ver más? Pues venga, entrad con nosotros en la galería.

--
Lee el artículo completo en GQ.com.

15 dic. 2010

Las series favoritas de Damon Lindelof


Las nominaciones a los Globos de Oro (series de TV incluidas) se fallaron este martes y GQ USA publicó una entrevista con Damon Lindelof, creador de 'Perdidos', un día antes.

Curiosamente este gurú televisivo apadrinado por el visionario J.J. Abrams no podía recomendar su producto, que en mayo tocó a su fin después de seis años, pero se soltó la melena confesando sus cinco series favoritas del año.

Nos extraña que los Globos de Oro dejaran fuera a 'Breaking Bad', a 'Treme' (aunque 'The Wire' siempre fue ninguneada) y a 'The Office', que, a pesar de no contar con Sheldon ('The Big Bang Theory'), tiene unos guiones mucho más elaborados y personajes construidos a prueba de bomba nuclear; pero contra las filias de Lindelof no tenemos nada que decir, porque, hasta cuando se pone provocador, nos hace gracia.

Dejando claro que de entre las seis comedias nominadas ('The Big Bang Theory', 'The Big C', 'Glee', 'Modern Family', 'Nurse Jackie' y '30 Rock') somos fans de Tina Fey y Alec Baldwin ('30 Rock') a muerte en dura puja con los Sofia Vergara y Ty Burrell  de 'Modern Family', Lindelof se decante por esta segunda, y, de entre los dramas ('Boardwalk Empire', 'Mad Men', 'Dexter,' 'The Good Wife', 'The Walking Dead'), reparta aplausos por igual entre las dos primeras, no podemos decir que tenga mal gusto o que sea mal oráculo.

Os desmenuzamos sus explicaciones a la vez que aprovechamos para contaros también, por qué no, nuestra opinión. Por favor, acompañadnos a lo largo de la siguiente galería...

--
Lee el artículo completo en GQ.com.

14 dic. 2010

Nuestros favoritos para los Globos de Oro


Varios telegramas con respecto a las nominaciones de los Globos de Oro que se han leído hoy (en concreto, los ha leído Josh Duhamel, en la foto):

'Biutiful', dirigida por Alejandro González Iñárritu y protagonizada por Javier Bardem, se ha colado entre las finalistas en la categoría de mejor película extrajera. Representará a México.

'También la lluvia', precandidata española a los Oscars en la misma categoría, no ha conseguido colarse en esta final.

'El discurso del Rey', de Tom Hooper, con el excelente (dicen los que le han podido ver ya) Colin Firth como protagonista acapara el mayor número de nominaciones (7).

Como muchos temíamos, 'Origen' ha acabado deshinchándose y no optará más que a cuatro Globos (Drama, Director, Música y Guión).

'127 horas', que partía como una de las favoritas de la crítica, no ha conseguido colarse tampoco entre las más destacadas y sólo la interpretación de James Franco ha merecido mención.

De entre los candidatos a las categorías actorales, se cuelan muchos de nuestros actores (Jesse Eisenberg, por ‘La red social’; Ryan Gosling, por ‘Blue Valentine’; Kevin Spacey, por 'Casino Jack', Jeremy Renner, por 'The Town'; Colin Firth y Geoffrey Rush, por 'El discurso del rey') y actrices (Amy Adams, por 'The Fighter'; Amy Adams, por 'The Fighter'; Helena Bonham Carter, por 'El discurso del rey'; Natalie Portman y Mila KUnis, por 'Cisne negro') favoritos.

La media de edad de los directores nominados (Tom Hooper, David Fincher, David O. Russell, Christopher Nolan y Darren Aronofsky) es de 43’8 años y ninguno de ellos, a excepción de Fincher (por 'El curioso caso de Benjamín Button'), ha sido finalista al Oscar en la categoría. El relevo de Hollywood ya está aquí.

Por lo que podemos constatar, el estreno a finales de año siempre es más ventajoso de cara a los premios que el de las cintas madrugadoras, y es que tanto 'El pianista' como las citadas 'Origen' y 'La red social' han llegado con menos fuerza de la pronosticada en favor de 'El discurso del rey', que aún no se ha estrenado en nuestro país.

Y ahora, si sois tan amables, acompañadnos a lo largo de esta galería en la que os mostraremos a nuestras favoritas. ¡Admitimos también vuestras apuestas!

13 dic. 2010

Jeremy Renner, vuelve el hombre


Jeremy Renner (California, 1971) es un perro loco. Un perro rabioso y loco. A aquellos que recuerden la escena de 'Depredador' -la buena, la del 87- en la que Carl Weathers se pasaba una maquinilla por el rostro sin espuma (entre los matorrales, a la espera de la bestia) como acto de distracción, les diré que aquel soldado se habría cagado en los pantalones en una pelea de bar con Renner.

Farruco entre los farrucos, su hipertestosterónico sargento William James de 'En tierra hostil', que desactivaba bombas en Irak sin casco y desoyendo a cualquier mando establecido, le catapultó a golpe de chaladura hasta los anales de la historia. Había nacido para el cine el heredero de John Wayne y Gary Cooper, el sobrino nieto del Clint Eastwood más pasado, el hijo tonto de Mad Max, una fiera indomable como Brando pero más feo que todos ellos a la vez. Un bruto deslenguado y apátrida. El verdadero HOMBRE que se habría comido no solo los 50 huevos del Newman de 'Cool Hand Luke', sino que habría pedido varias toneladas de patatas fritas para acompañar.

Ahora él, macho alfa de nuevo cuño dentro de una fauna hollywodiense en permanente metamorfosis, en la que hemos visto cómo tipos como Jude Law, Tom Cruise, Leonardo DiCaprio, e incluso Pierce Brosnan (elegante pero algo blando) degradaban el concepto de héroe de acción y lo convertían en un híbrido versátil con la comedia romática, viene a pegar un puñetazo en la mesa y seguramente a romperla. ¿Se acuerdan ahora de 'Master and Commander', la película con más testículos y menos mujeres de la historia del cine. Renner habría cabido allí. Y sin embargo sus inicios no fueron tan glamourosos. Breado en productos B y con episódicos acumulados en series más o menos prestigiosas (salió en 'C.S.I.' en 2001), no se puede decir que se le esperara. Ni siquiera su aparición de mediana longitud en varios vehículos de gran repercusión ('S.W.A.T.', 'El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford', '28 semanas después') podía anticipar el milagro. Pero...

Pero vino la mujer de Cameron y detectó su ascendente canalla. ¿Por qué no ascender a un extra macarra y pendenciero a un protagonismo basado en la rudeza? En los tiempos del western la cosa iba más o menos así. Así que nominación al canto y varios saraos después, Renner es lo más. Triunfa 'Mad Men' en televisión y los chicos malos están de moda. Renner fuma en 'The Town, ciudad de ladrones' y no ayuda a las ancianas a cruzar la calle. Renner es políticamente incorrecto y se come cada plano a bocados.

Por eso Cruise se aparta y deja paso a un padawán al que solo aventaja en nueve años (aunque su cutis sea más terso) en la cuarta entrega de 'Mission: Impossible' que dirigirá Brad Bird ('Los increíbles'). Su estreno en 3D (¿cómo no?) está previsto para el 11 de diciembre de 2011 y en ella se dará una transición hacia savia más nueva. Se va la estrella dorada (aunque ahora menos que nunca) y llega el duro 'new age'. Recuerden también a Daniel Craig haciendo de Bond. La analogía es pertinente.

Y para que vean que la cosa no es flor de un día, el de Modesto ya ha anunciado su intención de protagonizar ahora ya en solitario la quinta entrega de la saga de espías más cool del mundo además de su participación en la golosa 'Los vengadores' que se avecina. Interpretará a Ojo de Halcón. Esperemos que, como él, acierte en el tiro. Hollywood le necesita.

--
Lee el artículo original en GQ.com.

9 dic. 2010

El 9 ¿era? Benzema


Está por cumplir los 23 pero sobre sus hombros ya recaía todo el peso de la duda desde las Navidades pasadas. La guinda del pastel del segundo Florentinato, el ariete que coronara un proyecto de fichajes asombroso cimentado el verano de 2009 sobre Kaká y a Cristiano Ronaldo, no respondió a las expectativas depositadas en él.

Ocho goles en 27 partidos comparados con los 27 en 32 de Higuaín o los 26 en 29 de Cristiano hicieron de él el centro de todas las miradas en cada una de las derrotas de la era Pellegrini. Un '9' debe rendir más. Y más el '9' que por potencia y velocidad había sido equiparado al Ronaldo madridista (no al virtuoso bailarín del PSV o el Barcelona, pero sí a la mole goleadora que arribó en Chamartín). Su nombre sonó en el mercado de salidas de este verano (Wenger anda como loco por él), pero Mourinho, seguro de sus métodos disciplinarios y efectividad redentora, sabía que podía reciclarle.

No era -nunca lo ha sido- un problema de aptitud (otros delanteros menos dotados pero más entusiastas -entre ellos, muchos nacionales- hicieron mejores registros antes que él). Más bien de no querer, o de no intentar integrarse con los demás miembros de la plantilla, de no franquear la barrera del idioma y de sufrir frecuentes sobredosis de videojuegos. Recordó el francés durante todo 2009/2010 al Anelka de la octava por indolencia y por aparente malestar. Obviando que este verano postmundialista no hubo gangas en el mercado, Benzema se quedó. De verdad Mou se veía capaz de reconducirle.

Eso era en agosto.

Sin embargo el comienzo de Liga no deparó cosas mejores. No era solo su aparente mala suerte goleadora, sino que, a pesar de la guerra simbólica abierta en los medios acerca de quien de los dos delanteros (si Higuaín o él) debían vestir el '9' a la espalda, el argentino, por lucha en el campo, buena disposición defensiva y conducta, le metió goles de todos los colores a ojos de la opinión pública. Karim era según todos, además de un díscolo, un vago.

Ahora, una hernia discal del Pipa le ha devuelto a la palestra. Frente al Barcelona, oportunidad de oro para hacerse dorado, su concurso fue tan irrelevante que las críticas a su nula entrega fueron despiadadas. De ningún modo tuvo el la culpa entera del baño culé en el Camp Nou, pero la inexistente amenaza ofensiva que recibió Valdés si hizo que en parte Mou pusiera su ojo escrutador sobre él. Eran ya 12 partidos para un solo gol como crédito.

Valencia vio el pasado fin de semana cómo el técnico luso sentó a Benzema en el banquillo a pesar de que no había más atacantes puros en nómina. Cristiano, todo menos un delantero centro, se hizo con toda la responsabilidad anotadora en el timorato 4-3-3 que presentó su entrenador. Y le salió. Dos goles (para un sobrio 2-0) de un no especialista demostraron que si se quiere, se puede.

Es por ello que a la espera de que el Pipa se recupere de sus dolencias, quirófano o no mediante, la prensa comenzó a escupir nombres de posibles recambios para Karim como mantra atronador de sus portadas: Milito, Dezko o Llorente, Etoo o Nilmar optaban a un puesto de recambio invernal en la 'casa blanca'.

Hasta el miércoles.

El miércoles contra el Auxerre, Karim volvió a sonreír como cuando jugaba en el patio de la escuela. En el partido en que la cantera debía reivindicar su papel con todo el pescado europeo partido (el 4-0 al Ajax garantizó hace dos semanas el primer puesto de la liguilla clasificatoria de la Champions al Madrid), el que salió reforzado fue él. Ajeno a toda presión por la poca repercusión del encuentro, el galo demostró que va bien de cabeza (min. 11), de pie izquierdo (min. 71) y de pie derecho (min. 88). Un tipo que hace un hat-trick en la Champions League, por mucho que el rival sea endeble y la presión poca, merece un respeto, pues solo Raúl (Real Madrid 6 - Ferencvaros 1, 1995) y Ronaldo (Manchester 3 - Real Madrid 4, 2003) lo habían conseguido antes en el club.

El gol es la musa del delantero. Cuando lo encuentra, lo demás viene rodado. Falta la reválida, que siempre es el siguiente partido. Cara o cruz, la vida del '9'.

--
Lee al artículo original en GQ.com.

29 nov. 2010

Peter Mullan, el actor que sabía tomar notas

El reputado actor fetiche de Boyle, Figgis o Loach sabe dirigir también la mar de bien. sus tres cintas, incluida la presente Neds, llevan vitola de prestigio.


Para el momento en que lean estas líneas, el rodaje de 'War Horse' (nueva cinta de Steven Spielberg en la que Peter Mullan tendrá un papel capital), habrá acabado ya. Fue precisamente de su set de donde tuvo que escabullirse este escocés renacentista (Glasgow, 1959) para concedernos la entrevista referida a 'Neds', su tercera cinta como director, Concha de Oro del Festival de San Sebastián a finales de septiembre, una medalla más para lustrar el ya de por sí muy condecorado pecho de quien se llevara cuatro premios menores en Venecia en 1997 con su ópera prima 'Orphans', acariciara el León de Oro, ahora sí, en 2002 con Las hermanas de la Magdalena, y, en su faceta de simple herramienta interpretativa, mereciera el premio a la mejor actuación en Cannes por dar vida al arrollador protagonista parado de 'Mi nombre es Joe' (Ken Loach, 1998). Si se fijan bien, su currículum es ciertamente repelente.

Mullan, connotaciones aparte, no lo puede negar, es un tipo festivalero que, en una suite del María Cristina con vistas al río Urumea, se siente como pez dentro del mismo y no reniega de etiquetas: “Es cierto que mi trayectoria como realizador está muy ligada a los festivales, lo que significa que mis filmes son adecuados para un tipo de público específico, pero, aún así, me gustaría llegar a una audiencia lo más amplia posible. Las hermanas de la Magdalena quizá era un tipo de película más minoritaria, pero con Neds espero lograr la calificación de “apta para 15 años” en Reino Unido, porque creo que es importante que los jóvenes de 14 a 20 años de mi país puedan verla. 

Abanderado habitual de causas en pos de los derechos humanos, antibelicista convencido y crítico descarnado con causas como Irak, Afganistán o Gaza, el Mullan de Neds, fábula en clave onírica acerca del desarrollo de clase en clave predeterminista. El personaje interpretado por Connor McCarron (que merecería a su vez la Concha de Plata al mejor actor por su primer papel a los 16 años) es el de un “empollón-gafotas- acusica” que hereda el reconocimiento de los matones de su hermano delincuente. Tal cuota de poder hace que tome camino semejante. Somos lo que comemos, que diría aquel.

Es por ello que pueden esperar violencia y descarnamiento en la cinta al igual que en anteriores entregas del autor. “Me preocupaba cómo se iban a comportar los chicos, así que monté un 'club de la lucha' para que aprendieran a pelear con la única regla de que no podían hacerse daño unos a otros. En una de las escenas, les dije: ‘Si alguien resulta herido, os despido a todos, pero lo hicieron muy bien”. 

Exageradamente barbudo, dicharacheramente bromista y con un cálido acento de las islas que prácticamente no conoce la "r" fuerte al pronunciar, es consciente de su labor como cronista concienciado acerca de la época que le ha tocado vivir, aunque para ello haya optado por poner la vista atrás. “Más que centrarme en el realismo social, siempre he tratado de hacer películas que tuvieran algo que decir sin seguir una hoja de ruta predeterminada; y, en cuanto a fechar Neds en los 70, lo hice ciñéndome a la idea brechtiana que dice que ver las cosas con una cierta distancia permite entenderlas mejor, sin enredarte en detalles contemporáneos que podrían acabar por hacer más confusa la historia. Tal vez no atraiga a los jóvenes de hoy una historia de entonces… ya veremos cuando se estrene la película". 

La respuesta a Mullan es toda suya a partir el viernes que viene.


Connor Mc Carron, un debut sórdido y dorado  


El joven Connor Mc Carron tiene pinta de hooligan y la inmensa hondura ocular de los actores de raza. Rellenito como estaba cuando rodó Nedsen 2009, nadie diría a simple vista de este premiado novato que un lobo feroz se ocultara bajo su piel de cordero. Elegido en el casting promovido en la prensa al que contestaron 300 adolescentes escoceses, su aterrizaje en el mundo del celuloide no ha podido ser más dorado. Y gran culpa de ello, lo sabe bien, es de Peter Mullan, su padrino artístico y ángel de la guarda: “Peter es alguien que siempre tiene los pies en el suelo y, si vuelvo a actuar, no sé si el resto de directores van a ser tan buenos como él”.

23 nov. 2010

Premios GQ Hombres del Año 2010



Los Hombres GQ del Año se congregaron ayer en el madrileño Hotel Palace con la consigna común de la elegancia. Y fue una elegancia nostálgica, con ecos de otro tiempo, concretamente de hace 70 años, cuando Bogart y Bergman se declaraban su amor en clave distante pero ardiente en un bar de Casabanca. Precisamente a Marruecos recordaba la sala habilitada en el cinco estrellas de la capital para albergar a todos los 12+1 invitados de excepción elegidos como lo más granado de la cosecha de personalities con clase del panorama español (e internacional).

El director de GQ, Javier Fernández de Angulo, mudó la chaqueta negra de esmoquin tradicional con la que veló el photocall por una blanca más temática a la hora explicar con vena canalla y desenfadada el decálogo que debe regir el ideario del perfecto hombre GQ. "Hombres que sueñan", recalcó. Todos lo eran.

Empezando por el poeta Luis García Montero, quien, poco acostumbrado a este tipo de saraos, quiso acudir bien arropado de mucha familia y amigos para combatir su pudor natural. El poeta es, según GQ, el Mejor Escritor del Año, y con ese trofeo marchó a su casa.

Después llego Alex de la Iglesia, el director de cine metido ahora a director de la Academia (el más mediático que se recuerda). Ha pedido humildad a los actores, conseguido que Almodóvar vuelva al redil y, además, su cinta, ‘Balada triste de trompeta’, se haya convertido en tonada alegre y embajadora excelsa de nuestra cinematografía allí donde suena. Motivo más que suficiente para coronar al cineasta.

Pero aparte de él y de ‘Casablanca’, de Rick (que sería Angulo, ya lo hemos dicho), y de Ilsa (etiqueta que se colgó la maestra de ceremonias Raquel Sánchez Silva), también hubo más cine, el representado por el Mejor Actor Revelación (Alberto Ammann) y por el mundialmente consagrado Clive Owen, que, cómo no, amaba España y se lo repitió con amabilidad a todo el mundo que le quiso preguntar. “Do you love Spain, Clive?”. “Of course, of course I love it”. Cómo no iba a amarla con lo bien que se cena en el Palace y, sobre todo, acompañado de tanto amigo.

Aun así, no solo de celuloide vive el Hombre GQ, que hubo moda, y mucha. La moda representada por el Mejor Diseñador del Año, el italiano Kean Etro, que, con la humildad por bandera, hizo que todo el mundo se derritiera con la declaración de amor extendida a su mujer Constanza, una musa particular que compartió salón con la musa española por excelencia, cada día extendida a más latitudes, la top patria Clara Alonso, el +1 de los 12+1 premiados, no por machismo, sino porque fue la única mujer invitada al evento, la guinda de cualquier pastel, lo más brillante dentro del firmamento estrellado donde también se dio cita el cotizado (y premiado) modelo Antonio Navas. Si dominamos en deporte, que echen también a temblar en las pasarelas de todo el mundo, que allá vamos.

También hubo tiempo para recordar los negocios, y el arte como negocio, y los negocios como arte; es decir, hacer de la inversión algo bello y de lo bello una inversión. De ese mismo modo, en calles de dos sentidos se mueven el empresario hotelero Pablo Carrington, el fundador de Tuenti Félix Ruiz y el director del Prado Miguel Zugaza. GQ los reconoció a todos y todos reconocieron a GQ. Vaya lío, dirán unos. Coherencia conmutativa y justicia poética acordará el resto.

Poesía es la que faltó de boca del afilado Joaquín Sabina, quien, debido a una gripe traicionara, hubo de declinar la invitación de GQ de subir al estrado y quedarse mejor en casa, termómetro en boca, zumo de limón en mano y bolsa de agua caliente a los riñones. Mandó a su mujer Jimena Coronado, "la Jime que gime", como se define ella, su chica. Así la llamó Joaquín por su boca de ventrilocuo. Les mando a mi chica, “con ella salen ganando”. Grande aun en la distancia, Sabina.

Pero no se entristezcan, que hubo recambio como trovador de la noche. Carles Francino, más acostumbrado al horario matutino, hizo caso omiso de sus costumbres y tomó el puente aéreo para recoger en Madrid el premio al Mejor Comunicador. Se saltó el protocolo, dijo, y dudó de si los premios GQ serían la plaza más adecuada para reivindicar el periodismo como oficio injustamente precario precisamente el año en que él se coronaba en la fiesta más elegante, pero aún así extendió su homenaje sentido. Y acertó. Acordarse del desfavorecido en los momentos de gloria es propio de los grandes vencedores, y es por ello que se llevó una de las mayores ovaciones.

Pero eso sería antes de que Diego Forlán, ariete del Atlético de Madrid y de la selección uruguaya pusiera el broche de oro, el broche GQ. Su participación, como la de cada uno de los invitados, nuestros chicos (y chica), que digo, nuestros HOMBRES, fue un gol histórico. Hasta el próximo año, claro, que tendremos más y mejor. ¿Nos acompañan hasta entonces?
 
--
Lee el artículo completo en GQ.com.

11 nov. 2010

Mou, ¿es verdad o se lo hace?


Sus avales son 14 títulos en ocho años; su cargo actual, la comandancia del Real Madrid más apisonador que recordamos; y el peaje, que incluso los seguidores del club de Chamartín tengan que aguantar todas y cada una de sus peticiones de cariño. Mourinho solo quiere que le quieran. Por eso la lía en modo “repeat” como el niño que no deja de preguntar cuánto queda para llegar al destino vacacional recién salidos de casa o el perro pachón que se sube a la chepa de las visitas intentando ganarse la galleta extra.

Cada vez que Mou se queja de los árbitros en rueda de prensa, cada vez que dice que son buenos, cada vez que les enfada para que le expulsen del partido (como el miércoles en la vuelta de la Copa frente al Murcia), mima (Ronaldo o Benzema) o demoniza (Canales, Pedro León y –de nuevo- Benzema) a alguno de sus jugadores, sólo pide su cuota de pantalla, sus warholianos quince minutos de gloria, que van camino de convertirse en quince siglos.

Para bien o para mal, con la falsa modestia por bandera (“Las victorias hay que atribuírselas a los jugadores, pero las derrotas son culpa mía”), fagocita todas las preguntas imaginables paridas por los periodistas de bien. Absorbe tanta atención como un agujero negro, y es por ello que la semana pasada, al concurrir el campeón del mundo Sergio Ramos ante los medios y ser interpelado por una reportera en una sala de prensa en la que casi había eco al son de: "Ahora que tenéis a Mourinho, casi nadie se fija en los futbolistas”, el sevillano no pudo más que asentir y sonreír.

Mou, que va camino de convertirse en un villano de escándalo, recuerda con sus desplantes a los Hamiltons, Lance Armstrongs, Capellos, Van Gaales o Djokovics de la vida. Gente que ni en su bando caían demasiado simpáticos, rebeldes autoparódicos embebidos de su afán de trascendencia mediática, Ristos Mejides todos deseosos de que el titular del día lleve un cintillo con su nombre coronando.

El miércoles Mourinho colocó una piedra más en el camino a la consecución de una Copa del Rey que lleva 18 años resistiéndose. Además manda en Liga y los prejubilados del Milan aun sueñan con cada uno de sus soldados blancos. El equipo empieza a trenzar jugadas de algo que, a poco bien que salgan las cosas, podrá llegar a evocar a medio plazo a un conato de proto-Barcelona. Y el único peaje que vamos a pagar es acariciarle el lomo una vez al día, el ritmo de la prensa diaria.

-Lee el artículo original en GQ.com.

25 oct. 2010

Javier Hoyos: “Ser del Racing puede ayudar a acabar con la polaridad Madrid-Barça en ‘Carrusel’”


A media tarde del lunes la redacción de la SER se encuentra a un 50% de su capacidad, la sección de Deportes discute los contenidos del programa de las 20.30 y José Ramón de la Morena llegará en menos de diez minutos para empezar a gestar ‘El Larguero’ de hoy. Antes de iniciar esta entrevista, Javier Hoyos, flamante nuevo director de ‘Carrusel Deportivo’, atiende a una llamada telefónica a la vista de todo el mundo (aún no tiene despacho propio). Contemplamos en su cotidianeidad al séptimo encargado de la batuta del programa deportivo más escuchado de la radiodifusión española. Tras un largo verano de controvertida reestructuración, el cántabro encabeza un proyecto sobre el que planea la alargada sombra del equipo migrado a la COPE comandado por el saliente Paco González.

¿Cómo se lleva alguien acostumbrado a entrevistar ser el blanco de todas las preguntas?
Lo llevo muy mal. Siempre le digo a mi mujer que no existe nadie que tenga menos cosas que decir que yo y que, a la vez, le hagan más entrevistas.

Hombre, algo tendrá que contar de este nuevo proyecto…
Bueno, me sale decir que ‘Carrusel’ lleva 56 años de tradición, que soy el séptimo director del programa y que espero no defraudar porque el siete es mi número de la suerte.

¿Alguna razón para lo del 7?, ¿no tendrá que ver con Raúl?
No. De hecho, si fuera por dorsales, me decantaría más por Dani Ruiz Bazán, un histórico del Athletic de Bilbao.

Sus colores confesados le alejan de la polaridad Madrid-Barça…
Yo soy racinguista y del Athletic. Sé que es un maridaje complicado, pero es así.

Que el nuevo director de ‘Carrusel’ tenga filias tan particulares, ¿puede ayudar a la diversidad de contenidos?
Es posible. No digo que mis antecesores estuvieran polarizados, pero desde mi óptica periférica he percibido que el deporte maneja una sobrepresencia del Madrid y del Barcelona, aunque, para que las cosas cambien, el resto de equipos les tienen que plantar cara.

Dirigir el ‘Carrusel’ tras González, ¿es un honor o un marrón?
Es una maravilla, y, a pesar de que es complicado, creo que percibes mi ilusión.

El que tanta gente haya abandonado el barco, da mucho margen para crear, ¿no?
Es cierto que se ha ido mucha gente, y es comprensible, porque les pagaban mucho más dinero. Lo que no termino de entender es que lo haga una empresa que está en inmersa en un ERE.

Cuando marchó Iñaki Gabilondo, llegó Carlos Francino y las audiencias no se resintieron demasiado. ¿Espera que con usted pase lo mismo?
Estoy deseándolo, aunque creo que es difícil porque Iñaki no se fue a otra radio como tampoco lo hizo Javier Sardá en su día. No obstante, estoy seguro de que a medio-largo plazo la cadena SER, y no Javier Hoyos, va a seguir siendo líder.

Juanma Ortega, el nuevo animador de la radio deportiva


Laura Martínez, como jefa de deportes, y Antonio Romero, nuevo redactor jefe, son dos pesos pesados que han adquirido resplandecientes galones en la SER, a la vez que Mario Torrejón, Javier Herráez y Hugo Condés suponen ilusionantes fichajes para los que Javier Hoyos no tiene más que palabras de admiración. Aún así, si con alguien se espera que el nuevo director de ‘Carrusel’ forme un tándem próspero y duradero es con el animador Juanma Ortega, ex ‘Anda ya’ (40 Principales) importado del todopoderoso ‘Hoy por hoy’. Si bien Hoyos reconoce que Ortega “no tiene ni idea de deportes, sí tiene mucha idea de lo que es hacer radio”. Su función será cubrir el hueco dejado por Pepe Domingo Castaño.

24 oct. 2010

Bret Easton Ellis: "Los lectores no existen"


Bret Easton Ellis, padre de la generación X y agitador de masas por la violencia explícita que desde siempre han exudado sus novelas, publicó a mediados de septiembre en España 'Suites imperiales', la vuelta a las raíces de una carrera tan aplaudida como poco prolífica que cumple sus bodas de plata este 2010. Clay, Blair y Julian, protagonistas JASP de su icónico debut 'Menos que cero', lucen ya canas propias de la cuarentena en esta secuela.

El autor de 'American Psycho', ataviado con una informal sudadera con capucha, tejanos y zapatillas de deporte, bebe café incandescente a sorbos cortos y de vez en cuando produce interferencias en la grabadora al extraer de su envoltorio caramelos de menta con que suavizar su maltratada garganta. En la mesa se cuentan seis papelitos desechados. Bret está resfriado, pero eso no es óbice para que monte su show en la lujosa habitación del hotel madrileño en que tiene lugar esta entrevista.

¿Se siente comodo en esta 'suite imperial', señor Ellis?
¿A qué se refiere?

Un capuccino cuesta ocho euros en la cafetería de abajo. No sé si es el tipo de hotel en el que se encontrarían a gusto Patrick Bateman (protagonista de 'American Psycho') o Clay ('Menos que cero' y 'Suites imperiales').
[Gesticula, exagera, grita fingiendo escandalizarse]. ¡Ahhhhh!, ¡Ahhhhh! [Pausa]. Precisamente hace un momento hablaba de ello con mi publicista, de que soy un americano decadente que reside en un hotel decadente donde un zumo de naranja cuesta 10 euros. Además, como estoy en medio de la gira promocional y necesitaba mudas limpias, anoche llevé mi ropa interior al servicio de lavandería y me dijeron que cobraban 10 euros por lavar unos bóxers. Tengo 14 pares de calzoncillos, por lo que me gasté 140 euros en hacer la colada... Así que, sí, podría decirse que estoy muy cómodo [risas].

Qué barbaridad...

Me declaro culpable de vivir en suites imperiales y eso me hace sentir asco de mí mismo, sobre todo cuando la crisis de España es tan acusada, pero quiero dejar claro que soy yo quien paga estas cosas y no mis publicistas, lo que hace que se atenúe un poco la culpa. En Los Ángeles hago yo mismo la colada, pero aquí me dejo llevar. [Pausa] Quiero contarle otra cosa acerca de la ropa interior: Hay unos grandes almacenes detrás de este hotel y, haciendo compras ayer, vi los calzoncillos que suelo utilizar. A mí me gusta la ropa interior masculina realmente buena y la mía costaba 25 euros la pieza, por lo que lavarlos salía más barato.

¿Que es lo que había hecho Patrick Bateman?
Tiraría la ropa interior y compraría otra nueva. No... mejor... mandaría a alguien del hotel a que le comprara ropa nueva.

La última frase de 'Suites imperiales', "Nunca me ha gustado nadie y me da miedo la gente", choca frontalmente con el mantra que entonaba Clay en 'Menos que cero', que venía a decir que le dolía conocer a gente nueva porque luego acabas echando de menos a todo el mundo.
Es cierto que Clay le decía a Blair en la primera parte que que no quería estar cerca de nadie. Es una frase que adopté de 'El guardián entre el centeno'. Pienso que es un sentimiento universal entre los hombres adolescentes, el querer ser frío, y sentirse bien por ser frío, pero eso desaparece cuando envejeces.

Detecto cierta estupidez emocional en los protagonistas. ¿Se lo pueden permitir teniendo la cartera llena?
No diría tanto, porque estamos hablando de una novela en la que todo es inventado: sus situaciones y la gente que en ella aparecen son falsas. No está basada en la lógica, porque ésta es la enemiga del arte. Escribes sobre tus fantasías intentando crear el libro que quieres leer y yo lo hice expresando mi daño y mi culpa. La idea original era escribir una historia de reencuentro amoroso entre Clay y Blair, pero acabé convirtiendo la trama en una historia de terror. Te lo digo para que aprecies la imprevisibilidad de todo. Sus actitudes tienen que ver con mi imaginación, no con el nivel adquisitivo de los protagonistas.

¿Conoció a mucha de esa 'gente falsa' de la que me habla cuando se usted se convirtió en una 'estrella del rock' (en el sentido de celebridad)?
 Bueno, reescribiré tu pregunta. Cuando me convertí en una persona falsa, conocí a muchas estrellas del rock [risas].

Pero usted debe de tener un buen concepto de si mismo, es un literato, supongo que con ideario propio. Eso debe de estar lejos de la superficialidad, ¿no?
Bueno, toda esta situación en la que nos encontramos ahora mismo es una farsa. La idea de estar en esta habitación con agentes de prensa, pagar 140 dólares por la colada de la ropa interior, responder a tus preguntas, tener un reportero siguiéndome a todos lados escribiendo sobre mí... esto no puede ser la realidad. Quiero ser lo mas real posible, pero entiendo lo que se espera de mí cuando estoy aquí. Escribo libros, pero no me siento cómodo siendo un escritor profesional. No estoy listo para contestar estas preguntas.

¿Por qué lo dice?
Por ejemplo, la primera de esta mañana ha sido muy difícil. Un periodista ha citado una canción de Courtney Love y me ha preguntado cuál es el lugar que ocupa la belleza en nuestra sociedad... [risas]. Tengo dolor de cabeza, tengo resfriado, ¿de verdad eso es lo primero que tengo que contestar por la mañana? Me pongo mis calzoncillos y calcetines limpios, bajo a la sala de interrogatorios [risas] y me preguntan esto para empezar. Esas respuestas no pasan por mi cabeza. Lo intentas, intentas dar lo mejor de ti, pero no hay manera. Hay que tomarse esto menos en serio.

“Ricos, alienados, y sexualemente ambiguos, propios de los 80 de Reagan". Así definía a los protagonistas de 'Menos que cero'. ¿Cómo son los 'yuppies' del Obama de 2010? 
¿Sabes?, debería tener una respuesta para esto. Debería ser capaz de contestarlo. Si me encuentro de gira con un libro, debería tener la respuestas para estas cosas. Soy un representante de la nueva literatura americana. De acuerdo con algunos críticos, soy el nuevo Hemingway. Estoy repanchingado en esta silla y debería poder explicarte como son los 'yuppies' de Obama, pero la verdad es que no tengo ni idea. Sólo sé que la era Reagan fue la cima del Imperio y que había muchas más oportunidades para los que estaban empezando, y que ahora, en el periodo post Obama, la gente joven se está volviendo pasiva con respecto al futuro porque lo ve negro. Pero esto siempre pasa, son ciclos. Lidiamos con ello de alguna manera y siempre lo superamos.

En 'Menos que cero' se hizo popular por su estilo seco y directo. Éste parece inalterable, pero ahora tira mucho de metaliteratura. ¿Es la manera de agradar a la audiencia sin aburrirse?
No. Los lectores no juegan ningún papel en la creación de la novela. No les tengo en cuenta ni les presto atención. Para mí no existen.

Su literatura es 'mainstream' pero las películas que origina no. ¿A qué cree que se debe?
No tengo la menor idea. Hacer una buena película es muy duro. Creo que hay una muy buena película salida de entre mis novelas: 'Las reglas del juego' (Roger Avary, 2002). Por otra parte, no entendí muy bien su punto de vista, pero 'American Psycho' (Mary Harron, 2000) estaba bien hecha, fue bastante popular y devolvió mucho dinero a los productores. Los procesos literario y fílmico son muy distintos: Filmar películas es una cosa muy colaborativa y con el libro estás solo. El cine depende de dinero, actores, guionistas y directores, y es muy inusual que todos estén bien a la vez de manera armónica. Lo pude comprobar cuando me metí a guionista / productor de 'Los confidentes'. Es muy difícil.

Ésta novela, al igual que la anterior, 'Lunar Park', tiene mucho de autobiográfico. ¿Es usted la persona mas interesante sobre la que escribir?
 [Serio] Sí. Lo soy. No estoy bromeando. Creo que lo soy.

¿Por qué?
Porque soy el escritor, soy el lector y también soy el narrador. Todo va sobre mí. Podría escribir un libro sobre mi amigo Ted, pero, ¿es él mas interesante que yo? No. ¿Mi madre? Noooo. Tengo que ser yo.

13 oct. 2010

Tête-à-tête con Léa Seydoux


Me desayuno con un mensaje privado del Facebok de mi amiga Andrea la pequeña preguntándome si soy el periodista que abre fuego en la rueda de prensa de 'La bella persona' en San Sebastián 2008

Chequeo.

"Mi pregunta es para la actriz Léa Seydoux. ¿Afrontó el personaje como una chica endiosada o alguien profundamente confuso? Quería saber además si tiene alguna experiencia personal en hacerle la vida imposible a algún pobre chaval indefenso".

Confirmo.

Había olvidado que acudí a aquella rueda de prensa. Desde luego no recordaba haberle preguntado nada a quien luego protagonizaría el primer mediometraje de 'Malditos bastardos' junto a Christoph Waltz. Recuerdo que saqué algunas fotos de aquella rueda que no sé si seré capaz de encontrar (atentos a la actualización). Rabio porque solicité entrevista con ella en la edición de este año con motivo de la promoción de 'Misterios de Lisboa' (Raúl Ruiz, 2010). Sueño con un futuro en que ella me reconozca y me diga: "¿Cómo me gustó tu broma de 2008?".


PD. Escarbo y encuentro la crítica de la peli en cuestión que publiqué en soitu. Creo recordar que sólo nos gustó a Matt y a mí.


--

La ampliación prometida (16-10-2010 / 20:16 hrs.)

8 oct. 2010

Fernando León: "Se puede decir que mis personajes son un poco del Atleti"


Han pasado cinco años desde que Fernando León de Aranoa estrenara 'Princesas', su última y agridulce ficción después de tres multipremiadas cintas. Ahora, con Amador, con la que pone de nuevo el ojo en la base de la pirámide social, vuelve a la ortodoxia narrativa de 'Familia', su ópera prima. 
Fernando León (Madrid, 1968) es tan alto que, si no fuera por su presumiblemente incómoda melena, en absoluto desentonaría como integrante de un combinado de baloncesto profesional. Tan rotundo que se diría de otra raza, quizá una selvática y desconocida. Tal es su envergadura que uno imagina que le fabrican cámaras gigantes a medida o que cada uno de sus cinco Goyas le ha hecho crecer un palmo de estatura. De verdad, frente a frente, no es descabellado pensar que su equipo de rodaje se mantiene siempre a raya porque temen que los engulla en un ataque de cólera. La idea pronto desaparece porque, además de gigante, es escandalosamente amable.
A la puerta de su oficina madrileña, lugar donde tiene lugar esta entrevista, saluda obsequioso y franquea el camino hasta su despacho. Dos sillas y un escritorio entre medias son el escenario en el que el director y guionista espera a ser interrogado acerca de su último producto recién montado, Amador, la quinta de sus ficciones en la que una mujer de origen peruano (Magaly Solier) es contratada para cuidar de un anciano postrado en cama durante el verano (Celso Bugallo). A mitad del metraje, el planteamiento se alborota y el retrato costumbrista deviene en drama, pero no podemos dar demasiados detalles, pues se evaporaría la magia del cine. Pasamos mejor a la primera pregunta.
No soy capaz de contar la sinopsis sin chafar la película, ¿podría ayudarme? 
Te pasa como a mí, que llevo pensando como tres meses esa respuesta. Yo esperaba que me lo contarais los periodistas, porque la verdad es que es complicado. Si cuentas poco, es engañoso, porque hablas de la relación de un señor mayor y la mujer que le cuida, y la película no es esa. Por otra parte, si desvelas el punto de giro, estás desvelando la trama entera y, por tanto, arruinando la historia. Al margen de la peripecia argumental de una cuidadora, quería contar la capacidad de lucha y la fuerza de las mujeres por encima de la de cualquier hombre.
Cuatro años sin rodar ficción son muchos, ¿no?
[Hace un puchero de disculpa] Es que me he liado. Es verdad que ha pasado mucho tiempo desde Princesas, pero es que, después de estrenarla (2 de septiembre de 2005), las películas generan seis meses de bastante actividad y otros seis meses de menos intensidad, pero suficiente para tener un viaje cada dos semanas. Veo lo que hace Woody Allen y digo “Dios mío, qué humillación, no solamente las hace buenas, sino que además hace una al año”.
¿No es que porque sintiera vértigo después de que ‘Princesas’ funcionara mal?
No tengo la percepción de que funcionara mal. No es nacionalismo de director, pero en taquilla fue muy bien.
Pero la crítica la valoró menos que a las anteriores…
Sí. Es cierto que aquella vez la crítica estuvo más polarizada que otras veces. Sé que hubo gente a que le gustó mucho, pero hubo otros que fueron más crueles. De todos modos, quiero pensar que el retraso en filmar no se debió a eso. Al revés, cuando pasa algo así, si se te queda mal sabor de boca, lo que tienes son ganas es de filmar rápido y quitártelo contando otra historia.
Amador es su primera película después de cumplir los 40 y se aprecia quizá menos poso cómico. ¿Es el peaje de la madurez?
Si fuera así, sería un retroceso porque el humor es fundamental para la vida. De todos modos, creo que he metido algo.
Pero no es una cinta que tire del gag como algunas escenas de ‘Los lunes al sol’ o ‘Barrio’, que eran explícitamente divertidas.
Sí, puede ser que hubiera más comicidad en aquellos diálogos, pero en esta película también he tratado de que haya humor situacional porque es imprescindible para desatascar el drama. Es como llorar en las bodas y reír en los funerales, que ayuda a gestionar la situación incómoda.
Aprecio que es usted verborreico y es bien conocida la literalidad de sus diálogos. ¿Cómo ha conseguido contenerse esta vez?
Con gran esfuerzo. De todos modos, cuando imaginé la película, me figuré a una persona mucho más callada que Marcela. Por esa parte tuve muchísima suerte con Magaly, porque quería a alguien como ella, que por su origen andino, posee un carácter fuerte e introvertido, alguien acostumbrada a cargar todo a sus espaldas y que calla las penas herméticamente. Aún así, cuando Magaly recibió el guion, me dijo: “¿Todo esto tengo que decir?”. Le parecía imposible de aprender [risas]. 

También ha variado de estructura. Sus tres obras anteriores eran muy episódicas y esta no.
Es verdad. En esta ocasión he tenido cierto déjà vu con respecto a Familia porque manejaba una historia muy intensa también al borde de lo verosímil. Al contrario que en Barrio, Los lunes al sol o Princesas, que son mas episódicas, la primera y la última están absolutamente construidas de principio a fin, lo que supone un rodaje más complicado para los actores: para que te hagas una idea, llegamos a rodar hasta once escenas no consecutivas en una jornada y Magaly tuvo que hacer todo el salto emocional de la película en apenas 12 horas.
Al principio de su carrera hizo tres dianas consecutivas en los Goya. Mucha gente en su situación habría decidido rodearse de oropeles y optar por grandes historias y presupuestos. Usted, sin embargo, visita estratos cada vez más bajos.
[Risas] Cada vez que me meto en un proyecto nos vemos en un descampado rodando a 42 grados con el servicio más cercano realmente lejos y siempre digo: “La próxima en Marina D’Or con jacuzzis a todo lujo (o, al menos, en lugares más accesibles en los que no tengas que salir con polvo hasta las rodillas)”. Por supuesto, nadie me cree.
Con el tipo de películas que hace, usted sólo podría ser del Atleti.
Una vez me propusieron hacer un spot del Atleti y fue de las pocas veces en que vi el cielo abierto para hacer publicidad. Cuando ocurrió, pensé que era la única circunstancia en la que iba a creer en el producto, pero al final no pude porque tenía un rodaje.
Ahora que ganan títulos otra vez, ¿no corren el riesgo de dejar de ser malditos?
Es todo falso. Lo nuestro no se arregla con un título, y somos conscientes de que no es más que un espejismo maravilloso. Nos bañamos en la fuente cada vez porque no sabemos cuándo va a volver a pasar algo parecido. Yo no soy muy futbolero, pero soy del Atleti desde muy pequeño por razones inexplicables, porque no hay nadie más en mi familia que lo sea. Pero sí, quizá se puede decir que mis personajes son un poco atléticos.
O sea, que en la próxima no va a salir Elsa Pataky, ¿verdad?
Bueno, ¿quién sabe? Eso no lo calculas. Hay diferencias entre las cosas que he rodado, pero es cierto que me siento más cómodo rodando Amador que otro tipo de cosas. De todos modos,  también es cierto que me siento más cómodo en la vida real que haciendo eso.
¿Hacer cine con calado social es su granito de arena para que el mundo sea un lugar mejor?
Me conformo con que no haga lo contrario. Sí sé que me propongo historias que ayuden a explicar la vida, y, si lo haces por ti, quizá a alguien más le sirva. El personaje de Marcela, de hecho, puede tener una lectura más política que social: Hasta dónde es capaz de llegar alguien por necesidad. No procuro tener más discursos que el de la empatía, hacer entender por qué alguien hace lo que hace.
Dado que no hace demasiada distinción entre lo social y lo político, ¿se ve rodando la trama Gürtel?
Cuando ves una película abiertamente política tratada desde el punto de vista de la sátira, puede resultar interesante. Un ejemplo que me viene a la cabeza es ‘In the loop’ (Armando Iannucci, 2009), que me pareció brillante. Lo que pasa es que no sé si nosotros sabemos hacer eso. Y no sólo a nivel de directores, sino que creo que la clase política española igual no tiene la misma gracia. Con respecto a nuestra realidad, se podrían hacer mil películas, pero creo que serían muy coyunturales. De cualquier modo, si tuviera que meterme a hacer algo, lo que más cerca me cae es el tema de la memoria histórica, que me parece un tema nacional incomprensible y me gustaría hacer una película para entenderlo. No concibo esa cerrazón con respecto a la gente que tiene a sus familiares enterrados y no los puede sacar de las cunetas. Tengo varias historias escritas al respecto, y no sé si las haré, pero me gustaría mucho.

Con respecto a su faceta de escritor, el año pasado anunció que publicaría una novela. ¿Como va?
Pues ahí ando… Me gustaría tener más horas y también algo más de ritmo de escritura. Igual que con los guiones, tengo varios proyectos en la cabeza: una cosa muy avanzada de cuentos breves y otra cosa, que es novela, que lo está menos, pero que me apetece mucho. Ya estoy hablando con alguna editorial, lo que pasa es que me da miedo pararme otros tres o cuatro años después de haber tardado tanto desde Princesas a Amador, así que intentaría compaginarlo, aunque la novela me causa mucho respeto. Siempre creo que ya es el momento, pero a continuación pienso que igual es pronto porque estoy con las pelis, que exigen mucha energía física. De mayor no me veo rodando porque es muy cansado [risas]. Si no me queda más remedio, las haré, pero si puedo evitarlo, me veo escribiendo novelas.
Usted se ha involucrado en documentales como ‘Invisibles’ o ‘La espalda del mundo’ en los que se narran problemas de países más desfavorecidos desde nuestro punto de vista. ¿Cree que Hollywood podría fijarse en la golpeada situación de España para inspirarse a su vez?
Últimamente tengo la percepción de que no estamos muy lejos de los EE.UU., y creo que una de las cosas más aburridas que están pasando en Europa es eso, que nos estamos convirtiendo en primer mundo militante, lo que da lugar a que haya menos resquicio para la improvisación. Por eso creo que los americanos quizá no sean los más adecuados para contar nuestra historia, porque, en mi opinión, les falta perspectiva.

7 oct. 2010

Natalia Smirnoff: "Cuando se habla demasiado, se explican cosas que no están sucediendo"

 La directora de 'Rompecabezas', la argentina Natalia Smirnoff.

La argentina Natalia Smirnoff se sienta en la cafetería del hotel Hyatt, aledañísimo al Berlinale Palast, con la cierta garantía de contender en Sección Oficial después de que todos sus colegas latinoamericanos fueran premiados de una u otra manera en cada edición del Festival de Cine de Berlín celebrada en el pasado.


NOTA: [Natalia no ganará como tampoco se llevará nada en el Festival de San Sebastián, donde hace un par de semanas lució palmito y película]. 

'Puzzle (Rompecabezas)' es un clarísimo ejemplo de cine argentino a la iraní, una muestra de lúcida sensibilidad incomprendida por su supuesto minimalismo cotidiano. Antes de descartarla como opción de fin de semana, piensen un poco en ese mantra mil veces repetido de que ya es suficiente premio el haber sido seleccionado para el Festival independientemente de la victoria o derrota. 'Rompecabezas', esa película merecedora de mejor suerte.

En España es aún desconocida. Presénteme sus credenciales.
A los 17 años empecé a estudiar Ingeniería de Sistemas a la vez que hacía cosas como periodista. Después, a los 20, dejé la revista en la que trabajaba y empecé a viajar alrededor del mundo a la mínima oportunidad que se me presentaba. Al año siguiente sufrí un grave accidente y tuve la certeza de que uno se puede morir en cualquier segundo, lo que funcionó como catarsis para dejar la carrera a tan solo siete asignaturas del final y con muy buen promedio. Mi volantazo consistió en apuntarme a la universidad de cine, cosa que me ha hecho muy feliz. La conclusión es que he vivido un montón de cosas que pude nunca empezar, pensamiento que vertebra la actitud del personaje de María Onetto en 'Rompecabezas'.

¿Los puzzles son metáfora de la reconstruccion de la persona?
Claro, sí. Lo bonito que tiene el rompecabezas es que te pemite todas las metaforas del mundo. Podria ser una metafora del cine (armar las partes de un guión), pero también de la vida. Desde luego, también es algo que te rompe la cabeza. A mí me parece que esta mujer debe armar el rompecabezas de su vida: sus hijos están a punto de marchar de casa y le sobreviene la crisis del nido vacío. Su funcion principal en la vida va a terminar. Esta mujer está metida en una tragedia en términos dramáticos.


Hábleme del motor de esta historia, la actriz María Onetto. 
Me parece una actriz maravillosa. Lo que tiene de particular es que es casi una fundamentalista de la actuación. Este papel lo estuvo preparando dos años, pues, aparte de los ensayos que hicimos con el resto de actores, ensayaba sola. Lo que me gusta de ella es que nunca elige el camino fácil, que arriesga todo y no le importa hacer el ridículo. No se preocupa de estar linda, y encontrar eso con una actriz es muy complicado. Lo único que le importa es que la pelicula sea creible para ella, lo que no quiere decir que sea sencilla para todo. Le gusta confrontarme. Somos amigas y nos llevamos bien, pero interesantemente, no tontamente.

Baraja la figura de la mujer esclava. ¿Pretendía denunciar?
Lo que sucede en su célula familiar no es una falta de amor como tal sino algo cultural. En Argentina se considera que está bien que el hombre sea servido y no decir gracias porque la servidumbre es algo que se le debe. El personaje de María considera que se debe a su familia, y disfruta dando. Si que hay un maltrato bastante fuerte pero tal vez en Argentina no sea tan acusado como en otros países. Estoy un tanto desesperanzada cuando digo que 'Rompecabezas' habla de la generación que ahora tiene 50, porque a veces caigo en que tal vez no sea algo tan restringido. Por ejemplo, yo tengo una amiga mujer de un músico muy conocido que me dice: "Mi tiempo vale menos que el de él". Cuando yo escucho eso, digo que adónde estamos yendo como mujeres. 

¿Se considera poco argentina?
Argentina es un país de grandes mujeres. Allí las directoras mujeres suponen el 50% del total. Hay mujeres que ganan más que los maridos, como en Europa, pero no es menos cierto que aún existe un enquistamiento feo. Si el niño trata indebidamente a su madre (aprovechándose), ¿cómo no va a tratar a su esposa?

¿Hace un acercamiento inusual al sexo propio de la mediana edad?
Me parecía importante explicar que el problema de la pareja protagonista no es que no tenga sexo. Ambos están bien y mantienen la atracción física. Ella está nerviosa y pide permiso para todo, pero no tienen falta de amor. Eso es lo complejo, que no crea que su marido no le ama y que aún así considere que serle infiel no está mal.

¿Entonces su protagonista es víctima o verdugo?
Yo no siento que la mujer sea una víctima. Ella se ubica en su lugar y deja que la vida la sobrepase. Lo importante viene cuando se da cuenta de que plantarse no supone una falta de amor al marido, sólo vivir el momento. Puede abandonar el "deber ser" para disfrutar una noche sin que eso signifique que esa vaya a ser la noche de su vida.

¿Por qué un guion tan pequeño, tan roñoso, con lo hablador que suele ser el argentino?
Cuando se habla demasiado, se explican cosas que no están sucediendo. Las personas que hablan mucho intentan explicar lo que les pasa cuando nadie lo sabe realmente. A mí me gustan los silencios en la medida en que permiten emociones más diversas. Además, conocer a una persona y hablar mucho con ella es mentira, y a mí lo que me gusta es reflejar lo que es la vida, cómo siento yo el mundo.

Sudamérica habitualmente ha sido muy bien tratada en el palmarés de Berlín [Finalmente Smirnoff no se llevó nada].
Es raro porque ésta es la unica pelicula latinoamericana, y no sé si eso refleja la condición del cine mundial, así que no sé si eso es tratar bien. Ultimamente nos dan premios, sí, lo que ocurre es que, cuando algo sucede siempre, puede dejar de suceder un día. Lo que es cierto es que se nota una buena actitud de Berlín para con nuestro cine. Si hacemos recuento de los ultimos años, todas las cintas de mi continente se llevaron algo. Siempre hay que ser original en algo (Risas) [Y acertó].

¿Qué significa un premio?
Que te den un premio es importantisimo en la vida de un director, para las ventas de la pelicula, para que  la gente vaya a verla... Pero en lo mas profundo de mi ser, lo digo en la película, las competencias no sirven para nada. Para mi lo importante de una película es hacerla, lograr contar algo en todos los extremos. Dentro de eso, es un honor enorme.

Muchos directores latinoamericabos cruzan el charco y vienen a trabajar a España. ¿Se ve haciéndolo?
Me parece que no. Yo soy muy casera. Ademas, España es carísima  con una relación de 5 a 1. Cada minuto aquí te sacude.

¿Baraja algún proyecto nuevo?
Cuando empecé 'Rompecabezas' no sabia si iba a hacer otra o no, pero ahora quiero seguir. Ya tengo la primera version de un nuevo guión, la historia de un cerrajero sufre visiones muy íntimas de las personas para las que trabaja y empieza a hacerse esclavo de esa voz. Intento hablar de un punto de vista chicoesde un punto de vista minimalista, de lo que le pasa por la cabeza a esa persona. Después se cruza con una tarotisa, que es esotérica frente a la cerebralidad de él. La trama habla de lo que les pasa juntos.

¿Entonces siempre va a hacer cine pequeño?
Creo que sí. Soy Smirnoff, así que mi costado ruso tiene que ver con eso, aunque mi autor favorito es Dostoievsky, que no es precisamente chiquitín.


'Rompecabezas', aún sin fecha de estreno en España.

6 oct. 2010

Senna


Me han dicho que haga eco viral y yo lo hago. Maldita sea, qué ganas de ver esto. Y, al parecer, no tiene fecha de estreno más que en Japón.

No viene a cuento, pero éste de debajo es el coche de Ayrton. (Bueno, sí que viene a cuento).

Casa McLaren (08-09-10).

3 oct. 2010

Diego Luna: "No sé cuando los hombres nos desentendimos de la educación de nuestros hijos"


La comunidad internacional comenzó a reconocer a Diego Luna (México D.F., 1979) a raíz de su interpretación en la referencial 'Y tu mamá también' (2001), donde daba pasaba por ser hermano de sangre (en la ficción y en la vida real) de Gael García Bernal, menos veterano pero artífice en gran medida del boom mexicano que supuso 'Amores perros' un año antes. Tal era el grado de filiación de ambos que llegaban incluso a compartir carnalmente a una recuperada Maribel Verdú en un guiño a nuestra península.

Gracias a aquel himno generacional firmado por Alfonso Cuarón, Luna se convirtió en moneda de cambio habitual entre las facciones hispanohablantes de ambos continentes, y fue algo más tarde, en 2003, que David Trueba le dirigiría en 'Soldados de Salamina'. El dato viene a colación porque aquel rodaje cristalizó en amistad. Ahora, siete años después, Luna nos confiesa que fue Trueba quien imaginó una enfermedad por la que un niño se siente adulto, idea que él se ha encargado de reciclar en su primer guión cinematográfico, 'Abel', cuyo estreno en las pantallas españolas está previsto para el próximo 1 de octubre tras su paso por la sección Horizontes Latinos del 58º Festival de San Sebastián que tendrá lugar entre los días 17 y 25 de septiembre.

En la cinta, que supone el debut en la ficción de Luna tras las cámaras, se explora la célula familiar mexicana en una transgresión de roles que alude a cierto realismo mágico. Nada más comenzar el film, Abel (Christopher Ruiz Esparza), un niño con tendencias autistas, es dado de alta de un psiquiátrico en el que milagrosamente ha recuperado su sociabilidad, eso sí, adoptando la personalidad de su padre ausente (José María Yazpik), lo que pone todo patas arriba.

Gran parte de su película habla de la importancia de la madre para sacar adelante la familia…

En efecto hablo de una madre que va a defender a toda costa a los suyos, pero también de una cosa que está muy asumida en mi país, que es que de repente hemos dejado la educación de los hijos en manos de las mujeres. En México se ha asumido que los cabezas de familia crucen habitualmente la frontera para ganar dinero, como si esa labor de proveedores les bastara para cumplir. Con Abel me pregunto por qué y cuándo es que decidimos que la responsabilidad de educar no nos corresponde a los dos y por qué como padres hemos dejado ir eso.

Usted perdió a su madre con tan sólo dos años. ¿Cuánto de homenaje hay en la cinta?

La película es una reflexión acerca de cómo las ausencias de los padres marcan a los hijos. A pesar del dolor, uno aprende a vivir con esas carencias hasta tal punto que creo que nos hemos relajado frente al divorcio y al abandono de una manera muy peligrosa. En Abel, a través del personaje de la madre, estoy haciéndole un homenaje a mi padre, que tuvo que encargarse de la labor de ser dos en uno. Ahora que yo soy padre de dos criaturas y me doy cuenta de que no sólo es una responsabilidad maravillosa, sino que también es una carga muy pesada, siento que es muy injusto que hayamos dejado esto en la espalda de las mujeres.

Los rodajes y promociones han de tenerle mucho tiempo alejado de casa. ¿Se siente alguna vez padre ausente?

Al contrario. Cada vez tiendo más a fijarme un centro, y, si hago viajes largos, son acompañados. Ya no me veo separado de mis hijos ni siendo un simple espectador de sus vidas. Quizá el tiempo ya no llegue para otras cosas, pero hay que entender que la paternidad es el adiós al individualismo y que para ellos siempre se puede sacar un rato. En este momento mi prioridad es que mis hijos estén bien, que estén acompañados de quien quiero que estén acompañados y que vivan una realidad en la cual yo tenga un grado de injerencia. Es el gran reto de la paternidad: lograr todo eso sin abandonarse a uno mismo.

¿Debutar en la dirección es una sensación parecida a la paternidad? ¿Cuánto está mimando a Abel?

Sí que es como un hijo porque pasa por ser lo más personal que he hecho en mi vida. Yo, que siempre he sido una herramienta para que otros cuenten sus historias, ahora puedo contar la mía propia finalmente. La génesis del proyecto resultó ser un viaje que necesitaba hacer para convertirme en papá y partió de una historia inventada por David Trueba, en la que un niño se sentía adulto, sumada a una peculiar revisión de Hamlet que vi con mi padre. No nos había gustado nada la puesta en escena, pero tenía una cosa especial y es que a Hamlet lo interpretaba un actor muy joven con cara de niño. Abel a su manera también tiene que ser rey y no está listo.

Usted inició su carrera a los 6 años. Al igual que Abel empezó a tomar responsabilidades de muy pequeño, ¿verdad?

Debido a la ausencia de la figura materna empecé a vivir muy pronto en un mundo de adultos por las ganas que tenía de estar cerca de mi padre, y es un poco lo mismo que le pasa a Abel, lo que ocurre es que con él está llevado al extremo. Pero sí que hay mucho de mí en él, y de forma muy consciente, además.

¿Es algo común en México lo de despertar antes?

En la película procuro reflexionar sobre mi generación. Mis amigos y yo nos convertimos en adultos antes de tiempo, trabajamos desde hace mucho y vivimos solos desde los 15 años. Ahora percibo que se repiten esos patrones y creo que los niños están siendo empujados a ser adultos cada vez antes. Partimos de una realidad social (pobreza, falta de oportunidades) que tiene a niños de 12 o 13 años trabajando y encargándose, si no completamente, de gran parte de la estabilidad del hogar.

En sus habituales visitas a España y EE.UU., ¿percibe contraste y siente pena por México?

[Baja el tono de voz] Si, mamá... Bueno, más que pena siento una terrible frustración y desesperación porque es donde vivo. Por más que viajo y trabajo fuera, mi casa está en México y mi familia también. La realidad que se está viviendo en mi país es muy triste y las cosas se están saliendo cada vez más de control. Son tiempos duros.

Cuando viaja por el mundo, ¿se siente embajador de una marca llamada "México"?

No sé si embajador, pero me encanta promover mi país y hablar de él porque hay mucha falta de información y cantidad de clichés y mitos que se han vendido alrededor de él. Por suerte hay muchísimos “Méxicos”, todos con caras diferentes, muchas de las cuales yo adoro y de las que me siento muy orgulloso. Pero también hay otras de las que me preocupo y que me entristecen. Al final estamos hablando de un país muy complejo que atesora una gran cantidad de talento, pero que se está marchando porque lo celebramos poco.