13 abr. 2009

Brüno, la nueva vuelta de tuerca de Sacha Baron Cohen

Ya conocíamos al periodista gonzo Hunter S. Thompson y al cómico suicida Gustavo Biosca... y en 2006 asistimos al alumbramiento de quien conjugaba el poco apego a la vida del primero con las ganas de crear humor de las situaciones más extremas del segundo. Ese híbrido no declarado se llamó 'Borat' y fue un fenómeno taquillero en todo el mundo. La vuelta de tuerca —y nuevo álter ego— de su creador e intérprete Sacha Baron Cohen es Brüno, un periodista gay austriaco protagonista de una cinta de nombre imposiblemente largo: 'Delicioso viaje a través de América con el propósito de hacer sentir visiblemente incómodo a un heterosexual ante la presencia de un gay extranjero con una camiseta de redecilla'.

Sacha Baron Cohen en la piel del iconoclasta Brüno

Fenómeno de la autopromoción y del automarketing viral, Baron Cohen es además un cómico de raza experto en acentos surgido en la Gran Bretaña. Puede que su tipo de humor sea más parecido al de la 'stand-up' comedy estadounidense que a la refinada flema inglesa y es por ello que tras destacar en el 'The Eleven O'Clock Show' con su personaje Ali G —un rapero blanco criado en un ghetto norteamericano que se cree más 'hermano' que ninguno y que más tarde merecería su propio espacio: 'Da Ali G Show'— fue importado por el canal de cable yanqui HBO.

El resultado de disfrazarse de sus creaciones y echar a andar ha tenido en anteriores ocasiones un resultado repetidamente exitoso. Siempre existe un momento de anonimato y perplejidad iniciales en que no se puede diferenciar al actor de su creación. Después se desvela la identidad secreta, el personaje ya no pasa desapercibido y surge la película. Pasó con 'Ali G' y después con 'Borat', cuya adaptación al cine con secuestro a Pamela Anderson incluido, recaudó más de 260 millones de dólares en todo el mundo partiendo de un presupuesto de 18, lo que la convirtió en la segunda película más taquillera de 2006 entre las no autorizadas para menores de 17 años, sólo por detrás de 'Infiltrados'.

Precisamente de lo mismo puede adolecer este nuevo falso documental, pues los tráilers ya lo sitúan también en la banda de restricción a menores de 18 años por su elevado tono de ofensiva audacia. A pesar de que los productores hablan de un clip promocional elaborado a partir del montaje bruto y de que el contenido final puede ser sustancialmente distinto, si presionáis al Play (abajo) podréis observar cómo Brüno recoge de la cinta transportadora de maletas del aeropuerto a un niño negro que ha adoptado y que (supuestamente) ha viajado en una caja. Asimismo llevará a la misma criatura a un 'talk show' presentándole como "un imán para las pollas". La cosa no queda ahí porque un nuevo arrebato de fingido racismo le lleva a decir que lo bautizará con un nombre típico africano: "O.J." Todo esto en directo y con público real. Más convencional para los consumidores de porno, aunque igual de chocante para las audiencias generalistas, es la escena en la que se deja golpear por una stripper con un cinturón.

De todos modos, apologías del antisemitismo, del nazismo y del maltrato infantil aparte, lo que más ríos de tinta ha desatado —y de esto no hay imágenes, así que veremos en qué queda— es una supuesta escena de sexo anal entre Brüno y otro actor varón (recordemos la pelea al estilo kamasutresco que aparecía en 'Borat'). Si eso no es meterse en el papel... Sería bueno saber qué piensa sobre ello Isla Fisher, la muy actual 'compradora compulsiva' y pareja de Baron Cohen en la vida real.

La receta del éxito es intentar ofender a la mayor cantidad de gente posible por fotograma como ya ocurriera con previos experimentos. La campaña promocional cibernética del salto a la palestra de este nuevo 'spin-off' del 'Ali G Show' lleva un tiempo en la calle —con intrusión en un desfile de Agatha Ruiz de la Prada en Milán incluida— y no sabremos lo que queda dentro del montaje definitivo hasta el próximo 10 de julio, fecha de estreno prevista para Estados Unidos. Ampollas las habrá; risas, seguro, y quién sabe, ¿quizá una segunda nominación al Óscar al mejor guión? ¿O al mejor actor?

No hay comentarios: