9 abr. 2009

Dragonball Evolution (James Wong, 2009)


No quiero perder el tiempo diciendo si esta película se tenía que haber rodado, si es una blasfemia, si a los mitos hay que dejarlos tranquilos, si blablabla. No me quiero encender argumentando que el original era fresco, rabioso, chispeante de vitalidad, irreverente y mordaz. Me da absolutamente igual que muchos de mis recuerdos hayan sido trasladados a imágenes de carne y hueso de una manera arbitrariamente infiel y sin anestesia. Todo eso me resbala porque puedo ver la película y olvidarla en caso de que no me guste como se hace con toda saga que al final se desfonda (te quedas sólo con lo bueno y descartas lo prescindible).

Lo que más me fastidia, lo que llega al punto de hincharme un poco la vena azul que tengo en el cuello y que se hace visible, por ejemplo, cuando sube la gasolina es que Chow-Yun Fat (Maestro Roshi en la ficción) se desmarcara en una entrevista confesando que entendía que su personaje estuviera menos salido que en el manga para que les dieran la calificación de autorizada para todos los públicos en EE.UU. La finalidad no es que la 'valiosa' película llegue a audiencias lo más amplias posibles para compartir su mensaje de calidad. Lo único que importa es sacarle la paga a los niños indefensos, aunque sea a costa de venderles un pastiche sin alma.

Valoración: 0/10

  • Para ver el tráiler, pincha aquí

No hay comentarios: