30 oct. 2009

Dance Movie. Despatarre en la pista (Damian Dante Wayans, 2009)


'Top Secret! se hizo mito hace exactamente un cuarto de siglo. Recogía el testigo de 'Aterriza como puedas', con el trío Z.A.Z. (Zucker-Abrahams-Zucker) a la cabeza, que se perpetuó con 'Agárralo como puedas'. Toda cada vez más disparatado y con menos chistes en el fondo del sombrero. Ha habido parodias de todo tipo desde entonces, pero, mientras que en las primeras entregas de esta gran (en el sentido de tamaño, de su afán contenedor) película revisionista y compendial, se podía utilizar toda la materia prima pasada, cada nuevo episodio (y con el relevo de los hermanos Wayans, artífices de esta 'Dance Movie', van casi a uno por año), se comienza a escribir con un campo de maniobra proporcional al espacio temporal que no ha cubierto la anterior entrega. Cada vez menos donde hincar el diente. Y con un sentido del humor algo oxidado ya.

Poco queda por estudiar, porque, peinados los territorios del cine de catástrofes ('Aterriza...'), del policiaco ('Agárralo...'), del de terror ('Scary Movie'), de la comedia romántica ('Date Movie'), de los superhéroes ('Superhero Movie'), del peplum ('Casi 300'), de los desastres de nuevo (a 'Disaster Movie' le tocó actualizar 'Aterriza como puedas') o de la mezcla por la mezcla ('Epic Movie'), no es sólo que se haya acabado el genio, que también, es que no hay materia prima para construir esta chorrez que juega con lo gay y la inadaptación como si fueran canteras inagotables.

Acaso lo más atinado que se ha hecho desde los 90 hasta ahora fueron las dos primeras entregas de 'Scary Movie', las dos en que de verdad se puso dinero, fe y algo de inteligencia. Todo lo demás, incluida esta 'Dance Movie' ('Dance Flick' en el original) no es sino el intento de dos guionistas, Friedberg y Seltzer, de proporcionar gags inmediatos, precocinados e inertes a la familia Wayans, una prole inacabable empeñada en hacerse un hueco en Hollywood a base de número de impactos más que de la calidad de los mismos.

La buena comedia en ocasiones satisface a un número de paladares sustancialmente inferior al que estaba en su radio de acción objetivo. La comedia regular es la que no alcanza los estándares de calidad necesaria como para contentar más que a una minoría y a los familiares de los autores. La mala comedia es por definición fallida, roma, sin gracia. Un quiero y no puedo. Pero hay una graduación más. Es en la que se enmarca esta saga inacabable, un fast food cinematográfico que prefiere cumplir plazos de entrega antes que redondear guiones. Es la división del ni quiero ni puedo. La cochambre cinematográfica. Un robo de vida.

PD. El atormentado comentarista percibió homenajes a 'High School Musical', 'Ray', 'Step Up', 'Hairspray', 'Fama' (el mejor) o 'Espera al último baile', que, ya en su día, parecía una parodia en sí misma.




Valoración: 0/10

Estreno: 30 de octubre de 2009

No hay comentarios: