9 jul. 2010

M. Night Shyamalan, el geniecillo vapuleado


La carrera de M. Night Shyamalan corre el riesgo de convertirse en un chiste malo. De estar muerta y no darse cuenta, como Bruce Willis en 'El sexto sentido'. No por taquilla, (pues el pasado fin de semana, con casi 70 millones de dólares en cinco días, auspiciados sobre todo por el efecto 3D, hizo algo de digna sombra a 'Eclipse en EEUU'), pero sí por crédito. Los principales rotativos y portales especializados dicen que 'The Last Airbender' (que durante su periodo de filmación pretendía llamarse 'Avatar') será su tercer fiasco crítico consecutivo, tras 'La joven del agua' y 'El incidente', a no ser que en Europa hagamos de él un mártir cuando estrene el 5 de agosto.

Las noticias eran desalentadoras tras los pases de prensa estadounidenses, donde el barómetro Rotten Tomatoes hacía un recuento de tan sólo un 6% de críticas positivas. En el momento en que se publica este artículo, el citado índice asciende al 8%, pero el agravio comparativo con 'Toy Story 3' (99%) o con su coetánea 'Eclipse' (52%) hacen que se pueda afirmar que la película ha estado por debajo de las expectativas de todos.

Las altas cifras taquilleras pero el nulo favor de la crítica hacen prever un varapalo comercial durante el próximo fin de semana, debido, no tanto a la influencia de la prensa como a la poca defensa que de ella está haciendo el público. Suspensa en IMDB, su boca a boca se presume temible, pues, tal y como recoge el crítico Patrick Goldstein, "'The Last Airbender' está haciendo que concuerden en sus reseñas pésimas tanto los espectadores de EEUU como los críticos de China". Calificada por la mayoría de los espectadores que acudieron a su preestreno con una "C", nota homologable al aprobado pelado del sistema educativo americano, Goldstein anuncia con sarcasmo que "tal calificación es pronóstico de oscuridad y perdición".
Indio y hitchcockiano, Shyamalan sorprendió a propios y extraños en el 99 haciéndonos sentir tan atónitos como culpables por haberlo pasado bien con 'El sexto sentido', un thriller sobrenatural, género poco acostumbrado a la loa. Muchas candidaturas al Oscar más tarde y con 'El protegido' renovando el género de superhéroes, el realizador prometía ser la gran esperanza india. Sin embargo, su globo fue perdiendo aire poco a poco. Primero 'Señales' y dos años más tarde 'El bosque' (2004), que hablaban de paranoia barajando simbologías elevadas pero utilizando lenguaje de la calle (marcianos y aldeanos), hicieron que público y crítica se preguntaran si su cine era honesto o la tomadura de pelo de un iluminado. A partir de ahí, la derrota.

'The Last Airbender' tenía todo de cara con la franquicia televisiva en que se basa como aval, pero, haciendo un barrido por los distintos medios, "el infantilismo de su guión", "los vergonzantes diálogos", "su mal reparto" y "la pobre utilización de la posproducción en 3D" hablan de ella como un fracaso sin parangón, o, en términos metafóricos fácilmente descifrables reseñados por el portal de referencia io9, "hace que 'Dragonball Evolution' parezca una obra maestra".

Se barajaba desde el principio la opción de convertir el proyecto en trilogía, pero, dado el panorama, la opción se antoja ahora menos recomendable que hace un mes. Quizá, de corroborarse las predicciones menos optimistas, vuelva a tomar fuerza el rumor de una eventual secuela de 'El protegido'. Tierra firme no parece mala opción. Tampoco lo sería 'El séptimo sentido'.

--
Lee el artículo original en El Mundo.

No hay comentarios: