28 mar. 2009

Confesiones de una compradora compulsiva (P.J. Hogan, 2009)


Esta película es un spoiler en sí misma porque la primera escena anticipa la segunda, la segunda anticipa la tercera y así hasta que la penúltima escena anticipa al desenlace. Eso, si durante la proyección vamos con el piloto automático y no intentamos racionalizar el precio de la entrada ni reparamos en lo bien que se estaría en la calle con el calorcito que hace. Si, cínicos, caemos en la cuenta de la moto que nos están vendiendo, podemos saber cómo acaban todos y cada uno de los personajes desde el minuto cuatro.

En cuanto a la materia prima, Disney se sirve de la novela homónima de Sophie Kinsella para intentar encumbrar a Isla Fisher como nuevo ídolo adolescente. Es curioso como una pecosa del montón puede convertirse en una Lindsay Lohan de la vida por haber estado en el momento indicado en el casting correcto, puesto que es intercambiable para el papel con cualquiera de las camareras de Los Angeles que con ella comparten delgadez y facilidad para los pucheros. Más importante que la intrahistoria —que tendrá su target y no es el mío— es la historia del ascenso de la chica más normal del mundo hasta el olimpo hollywoodiense —aunque sólo sea por 15 minutos— en esta película de nombre inacabable que muy bien podría haberse llamado 'La pija redimida' y que dirige el otrora interesante P.J. Hogan.

Valoración: 2/10

  • Para ver el tráiler, pincha aquí

No hay comentarios: