23 nov. 2009

Joseph Gordon Levitt para rato

Antes de pasar un malísimo verano.

Cuando ya se empiezan a deslizar listas de lo mejor del año en los corrillos de críticos eruditos, me viene a la cabeza '(500) días juntos' la comedia romántica descreída que más me ha reconciliado con el género desde 'Alta fidelidad'. No en vano, el compañero Pedro Vallín estableció una acertada analogía entre ellas el otro día a raíz de la mojigatísima y tristemente célebre 'Luna nueva' (tercera apertura más taquillera de todos los tiempos este fin de semana y récord para un sólo día).

A lo que voy, que me disperso. Voy a explicar en cuatro vídeos por qué creo que la ópera prima de Marc Webb desprende talento por todos los costados. Porque aparte de ser casi rotunda (si sus 97 minutos se convirtieran en 89, cortando un poquito en algunos de los reiteraciones del medio, estaríamos ante una cumbre sin pegas), cuenta con un protagonista como la copa de un pino. Zooey Deschanel es un amor, pero lo de Joseph Gordon-Levitt trasciende el oficio exigible a un actor.


El tráiler (I love "The Smiths").


Después de mojar en la peli.


Un poco de 'Bonnie & Clyde'.


La locura que se marcó este finde en 'SNL'.

No hay comentarios: