6 dic. 2009

Prácticas sexuales desviadas y su enmascaramiento como vía hacia el cine de autor, por el cadete Zed


Bobcat Goldthwait, actor chiflado que va para director de culto.

Muchos os acordaréis del cadete Zed de la 'Loca Academia de Policía'. Era un tipo que estaba loco con una cabra y que pegaba gritos y daba botes y causaba caos y algarabía a su paso. Bobcat Goldthwait, que así se llamaba en la realidad, no ganó ningún óscar por tales esfuerzos sobreactuados, pero tampoco lo esperaba. Como curiosidad, apuntaré que posteriormente interpretó al señor Floppy en esa 'Matrimonio con hijos' 2.0 que fue 'Infelices para siempre'.

Hay veces que te puede el prejuicio, que la primera vista de alguien te hacer juzgarle sin posibilidad de redención, por eso, cuando me enteré de que se pasaba a la dirección, prometí no tomármelo en serio. Y a la vista de lo que vi en San Sebastián hace tres años no parecía que me fuera a tener que arrepentir mucho. 'Sleeping dogs lie' (a.k.a. 'Stay'), filmada con dos duros, trataba de una chica que escondía un oscuro secreto que nunca había sido capaz de contarle a ninguno de sus novios y que la atormentaba desde los tiempos de la universidad. En aquel entonces, un día de intenso aburrimiento, se metió el rabo de su perro en la boca y le practicó una felación completa. Goldthwait, con guión propio, hablaba de la culpa, de la confianza y del perdón.


Tráiler de 'Sleeping dogs lie'.

Absurdamente, el público asistente a la proyección se rió e incluso loó en las críticas del día siguiente (Boyero a la cabeza) aquella chorradica a concurso. Yo pensé que era una anécdota de botellón alargada fatuamente hasta la hora y media que acababa durando. Y que a Goldthwait no le iban a permitir rodar nada nunca más.


Pero me equivoqué, y por todo lo alto además, porque no sólo contraataca, sino que Robin Williams (uno en horas muy bajas, eso sí) encabeza el reparto de su nuevo trabajo: 'World's greatest dad', una comedia pretendidamente mordaz, muy alineada con su precedente, en la que un profesor de instituto, escritor frustrado en sus ratos libres, enmascara el suicidio involuntario de su hijo mientras se cortaba el gas con un cinturón al cuello para multiplicar su orgasmo onanista.

'World's greatest dad' no tiene fecha de estreno en España.

Más secretos y mentiras en la filmografía de un tipo extrañamemte inquietante que una y otra vez acude a la misma fuente en un intento de convertir en constante artística prácticas sexuales desviadas. Puede que proximamente veamos en Cannes un previsible nuevo ensayo suyo sobre la coprofagia. Seguiremos informando.

No hay comentarios: